Belleza y cuidado personal

Consejos para una piel radiante

No queremos que tus luces festivas sean lo único que brille estas fiestas. Pero una piel radiante no se consigue de la noche a la mañana, así que si quieres obtener una piel luminosa a tiempo para las fiestas, tendrás que empezar tu rutina de cuidado desde ya.

Hemos recopilado nuestros mejores consejos para iluminar tu noche, ya sea en casa o en la calle, con el sistema de cuidado de la piel Lucim®. Esta línea de productos mundialmente reconocida, publicada en Vogue, Vogue Italia y la revista Elle, está respaldada por la ciencia y se ha ganado la confianza de clientes de todo el mundo.

Luce como mereces

¿Qué entendemos por una piel radiante?

  • Tono de piel uniforme
  • Poros poco visibles
  • Sin acné ni manchas
  • Aspecto luminoso y radiante, sin brillo aceitoso

No puedes conseguir un aspecto saludable, descansado e hidratado con maquillaje, porque el aspecto de la piel no solo se ve afectado por lo que aplicas en su superficie. Tu estilo de vida, tu entorno e incluso tus emociones juegan un papel importante. Encuentra más consejos sobre cómo adaptar tu rutina de cuidado de la piel Lucim a cada estación aquí.

El primer paso para conseguir una piel radiante empieza desde el interior: alimentación equilibrada, ejercicio, sueño de calidad e hidratación, mientras que cosas como el tabaco, el consumo excesivo de azúcar, el estrés, la exposición solar y otros factores pueden hacerte perder la luminosidad con el tiempo.

El siguiente paso es tener una rutina de cuidado de la piel de calidad que te ayude a mantener su aspecto saludable.

Consejos para una piel radiante

1.      Limpiar

En primer lugar, debes eliminar las impurezas que pueden obstruir los poros y resultar en una piel apagada. Limpia tu rostro suavemente cada mañana y noche (evita hacerlo más de dos veces al día) para eliminar la suciedad, los restos de maquillaje, el exceso de grasa y otras impurezas. Consejo: el Gel Limpiador Facial Lucim® está elaborado con ingredientes hidratantes, como las algas verdeazules y el ácido hialurónico, para retener la humedad y no privar a la piel de sus aceites naturales.

2.      Purificar

Tu piel se desprende naturalmente de las células muertas mientras se forman otras nuevas en las capas dérmicas más profundas. A medida que envejecemos, este proceso natural se ralentiza, dando lugar a poros obstruidos y puntos negros. Ayuda a eliminar las impurezas y las células muertas de la piel exfoliando una o dos veces por semana. Consejo: recomendamos un exfoliante que incorpore tanto ingredientes físicos como enzimáticos, como las perlas de jojoba y el ácido láctico que se encuentran en el Exfoliante purificante Lucim® para revelar una piel lisa y equilibrada.

3.      Preparar

Después de haber eliminado las impurezas, prepara tu piel para absorber los potentes ingredientes activos en los siguientes pasos de tu rutina con un tónico. El tónico ayuda a restablecer los niveles de pH de tu piel, facilitando la absorción de los sérums y las cremas y cerrando los poros. Consejo: prueba un tónico suave y sin alcohol como el Agua tonificante enriquecida Lucim®, que contiene ingredientes activos como la avellana, las algas verde azules y el ácido hialurónico hidratante que reequilibran la piel.

4.      Tratar

Ahora piensa en las necesidades específicas de tu piel (acné, líneas de expresión, manchas oscuras, etc.) y aplica un sérum potente con activos pensados para tratarlas.

Consejo: elige un súper sérum que responda a todas las necesidades de tu piel, sin importar en qué etapa de la vida te encuentres, como el revolucionario Sérum facial total Lucim® 7 en 1. Gracias al Bakuchiol, los péptidos Matrixyl, el complejo de ácido hialurónico, el complejo multivitamínico y mucho más, aborda eficazmente diferentes necesidades en un solo producto.

5.      Proteger

Cuanto más fuerte sea la barrera de tu piel, más podrás protegerla de los factores de estrés ambiental y ayudar a detener los efectos dañinos visibles de los radicales libres y la contaminación con una crema de día que tenga vitaminas como la B3, C y E. Consejo: puedes encontrar todas estas vitaminas (¡además de otros potentes activos!) en la Crema defensa diaria Lucim®. No olvides terminar siempre tu rutina de día aplicando un protector solar para proteger tu piel de los efectos nocivos de los rayos UV y UVB.

6.      Hidratar y perfeccionar

Despiértate con una piel suave y fresca utilizando una crema o mascarilla de noche profundamente hidratante. Consejo: busca activos como multivitaminas, antioxidantes, extractos botánicos y ácido hialurónico para hidratar tu piel mientras duermes. Te recomendamos la rica Crema de noche renovadora Lucim® o la mascarilla transpirable Skincerity de Lucim+®.

Cada uno de nosotros tiene una piel diferente, por lo que los pasos y productos de tu rutina podrían no coincidir con los de otra persona. Sin embargo, siguiendo estas sencillas pautas, podrás sacar a relucir la luminosidad de tu piel sin importar tu edad o los problemas específicos de tu piel. Empieza ahora y verás los resultados a tiempo para reunirte con tus amigos y seres queridos estas fiestas.

You Might Also Like