Noticias y lo más destacado

5 curiosidades sobre Tahití

Playas inmaculadas, bungalows sobre las olas, abundantes palmeras… ¿qué más imaginas cuando piensas en la paradisíaca isla de Tahití?

Bueno, si estás leyendo este artículo, lo primero que se te debería venir a la cabeza es, por supuesto, ¡el noni! Sin embargo, hay mucho más en Tahití. Así que, para todos los que estáis trabajando duro para asegurar vuesto puesto en el viaje de incentivo NewAge Great Escape: Tahitian Dream el próximo noviembre, vamos a asegurarnos de que estáis preparados para disfrutar plenamente del paraíso cuando lleguéis.

Pero primero, una pequeña lección de geografía.

El territorio de ultramar de la Polinesia Francesa se compone de un total de 118 islas y atolones (abarcando un total de 3521 kilómetros cuadrados) repartidos en unos 4 millones de kilómetros cuadrados del Océano Pacífico Sur, más o menos el tamaño de Europa Occidental. Las islas se dividen en cinco grupos:

  • Las Islas Australes
  • Islas Gambier
  • Islas Marquesas
  • Islas de la Sociedad
  • El archipiélago de Las Tuamotu

Hay aproximadamente 279 000 residentes en las 75 islas habitadas, y en Tahití, parte de las Islas de la Sociedad, vive casi el 70 % de la población del país.

¿Lo tienes? Ahora pasemos a lo más interesante.

1. El alfabeto tahitiano sólo tiene 13 letras.

El idioma tahitiano se compone de las vocales a, e, i, o y u, de las consonantes f, h, m, n, p, r, t v. Aunque el idioma oficial es el francés, y mucha gente habla inglés (sobre todo en las zonas turísticas), en todas las islas se sigue hablando tahitiano y otras lenguas locales.

2. La palabra “tatuaje” deriva de una palabra tahitiana.

¿Con tinta en la piel? Pues puedes agradecérselo, en parte, a los habitantes de la Polinesia. Nuestro término proviene del suyo, tatau, que significa “marcar”, aunque ese es el significado más básico y hay muchos otros matices culturales que también se le atribuyen a la palabra.

La primera práctica de tatuaje de la que se tiene constancia es la que descubrió el capitán James Cook cuando vio el procedimiento en un viaje a las islas Marquesas.

3. El bungalow sobre el agua se inventó en Tahití.

¿Te gustaría abrir la puerta y saltar directamente al océano? Tahití es el lugar ideal para hacerlo. No solo hay muchos bungalows sobre el agua en las islas (y ahora en todo el mundo), sino que se construyeron por primera vez en Raiatea, una de las islas de la Polinesia Francesa. Para resolver el problema de alojarse en un hotel sin acceso a la playa, tres expatriados estadounidenses de California, conocidos como los Bali Hai Boys, idearon el bungalow para que los huéspedes pudieran, literalmente, abrir la puerta y saltar directamente al agua para hacer snorkel.

4. En la Polinesia Francesa no hay insectos ni serpientes venenosas.

¿Detestas los bichos y quieres encontrar un lugar donde no tengas que preocuparse por ellos? Vete a Tahití. Gracias a su remota ubicación en el Pacífico Sur, no hay muchos tipos de animales que vivan en las islas, incluidos los venenosos. Las aguas que rodean la isla están repletas de vida marina, y hay caballos salvajes en las islas Marquesas, pero no tienes que preocuparte de que algo se te acerque mientras disfrutas del sol y la diversión.

5. En 1966, Marlon Brando compró una isla en la Polinesia Francesa.

Marlon Brando, conocido por innumerables papeles a lo largo de su extensa carrera, entre ellos el de Vito Corleone en El Padrino y el de Stanley Kowalski en Un tranvía llamado deseo, utilizó la enorme riqueza que acumuló con la actuación para comprar la isla de Teti’aroa en 1966 por 270.000 dólares (2,36 millones de dólares en 2022). La isla se compone de 12 islotes y actualmente alberga un complejo turístico ultraexclusivo y de bajo impacto, The Brando, que lleva abierto desde 2014.

You Might Also Like